Hilos tensores. Nuevo lifting sin cirugía

Hilos tensores. Nuevo lifting sin cirugía

Hilos tensores. Nuevo lifting sin cirugía

¿Qué son los hilos tensores y para qué se utilizan?
Los hilos tensores, son una técnica de medicina estética no invasiva que tiene como finalidad tensar ciertas partes del rostro, disimular pequeñas arrugas y la flacidez a través de implantes de hilos intradérmicos.
En el proceso se emplean varios hilos de tensión en la dermis lo que resulta un efecto de levantamiento de la piel, asimismo se colocan múltiples hilos en capas superficiales de la cara que favorece la producción de colágeno y elastina, obteniendo como resultado un aspecto muy natural.

¿De qué están elaborados los hilos tensores?
Los hilos están elaborados de un material 100% biocompatible, bioabsorbibles, y estériles, son los mismos que se utilizan en suturas quirúrgicas internas, su grosor es de micras.
Existen varios tipos de hilos, dentro de los que destacan los de policaprolactona, ácido poliláctico de última generación y polidioxanona. La aplicación de cada uno dependerá de la zona a tratar, la función y el efecto que se desea alcanzar.
La cantidad y el grosor del hilo a emplear dependerá de la evaluación realizada previamente por el especialista.

Beneficios de los hilos tensores

  • El efecto obtenido es más suave que el lifting quirúrgico.
  • Activa la producción del colágeno en la zona tratada.
  • Elevación de cejas.
  • Reafirmación del perfil facial.
  • Minimiza el surco nasogenianos.
  • Evita la caída de la piel tanto en rostro como cuello.
  • Mejora el perfil de la mandíbula.

Ventajas del tratamiento

· No genera rechazo del organismo, debido que son reabsorbibles por la piel.
· Resulta ser un tratamiento mínimamente invasivo y poco molesto.
· Tiempo de recuperación corto.
· Puede combinarse con otras opciones terapéuticas como: tratamiento antiedad, mesoterapia, ácido hialurónico.
· Eficaz y seguro.

 

¿En cuánto tiempo se ven los resultados y cuánto duran?

Luego del proceso se pueden notar cambios casi inmediatos, sin embargo los resultados esperados comienzan a visualizarse luego de los 15 días, con una mejora progresiva y significativa hasta los siguientes 3 meses. No suele tener efectos secundarios, salvo pequeñas inflamaciones o hematomas que suelen aparecer, aunque desaparecen rápidamente.
Los resultados obtenidos tienen un tiempo de duración de 12 y 18 meses aproximadamente, lo cual va a depender de la edad, el tipo de piel y los cuidados por parte del paciente. No obstante, en la zona tratada se forma una especie de cápsula fibrosa, como una cicatriz interna que a pasar el tiempo continúa proporcionando fijación al tejido.

Como es el procedimiento
La colocación de los hilos tensores es un procedimiento sencillo, se realiza de manera ambulatoria. Inicialmente se limpia la piel y se coloca una dosis pequeña de anestesia local, luego se procede a realizar las mediciones de la zona donde se van a instalar los hilos, trazando líneas que permitan visualizar el lugar preciso donde se desea alcanzar el efecto tensor, finalmente se procede a colocar los hilos.
El tratamiento se realiza en una sola sesión y tiene un tiempo de duración de 40 minutos a 1 hora aproximadamente, el procedimiento puede repetirse sin ningún inconveniente, luego de un tiempo prudencial valorado por el especialista.

Preparación previa al tratamiento
El procedimiento de hilos tensores es un tratamiento que no requiere una exhaustiva preparación previa, solo es recomendable no tomar aspirina, ni otros compuestos similares, ni medicamentos antiinflamatorios que puedan contribuir a la formación de hematomas en la zona a tratar.

Importante:
El tratamiento con Hilos Tensores está contraindicado en casos de embarazo, enfermedades autoinmunes, enfermedades vasculares agudas y diabetes severa.

Asesoría en línea